top of page

LEONARDO CURIOSO

¿Sabías que Leonardo da Vinci fue uno de los genios más versátiles y prolíficos de la historia? Su talento abarcó desde la pintura y la escultura hasta la arquitectura y la ingeniería, pasando por la anatomía y la botánica. Sin embargo, a pesar de su enorme capacidad creativa, Leonardo tenía un defecto que le impedía completar muchas de sus obras: la procrastinación.


La procrastinación es el hábito de posponer o evitar hacer algo que se debe o se quiere hacer, ya sea por pereza, miedo, falta de motivación o distracción. Según un estudio publicado en la revista Brain and Cognition, Leonardo da Vinci padecía de este trastorno, que le llevaba a dejar inconclusos muchos de sus proyectos y creaciones. De hecho, según esta investigación, no hay evidencia de que Leonardo terminara ninguna de sus obras maestras, como La Gioconda, La Última Cena o El Hombre de Vitruvio.


¿Qué causaba la procrastinación de Leonardo? Los autores del estudio sugieren que podría deberse a varios factores, como su personalidad perfeccionista, su curiosidad insaciable, su tendencia a la dispersión o su dificultad para lidiar con las presiones externas. Además, Leonardo era un hombre adelantado a su tiempo, que concebía ideas y diseños que no podía materializar con los recursos y la tecnología de su época.


La procrastinación de Leonardo da Vinci no le impidió ser uno de los creadores más grandes de la historia, pero sí le restó productividad y reconocimiento en vida. Su caso nos muestra que incluso los genios pueden tener problemas para gestionar su tiempo y su energía, y que es importante aprender a superar este hábito nocivo para alcanzar nuestras metas y expresar nuestro potencial.



Miscolena D.

0 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page